Actualmente, el ecosistema fintech se encuentra en un momento de transformación. La regulación financiera en Europa, debido a la globalización, es de las más armonizadas acompañando a la industria y al movimiento de los mercados. María Gracia, asesora jurídica de la Asociación de Crowdlending Española (ACLE) y Atilano Martínez Rodríguez, CEO de Inversa, toman el pulso a la transformación y regulación del sector del crowdlending en el espacio Digital Business de Radio Intereconomía.

María Gracia durante la entrevista en Radio Intereconomía

María Gracia durante la entrevista en Radio Intereconomía

Gracia explica que “los reguladores han pasado de la fase de observación a la fase de establecer las reglas del juego. Esto es especialmente difícil cuando no sabes a qué estás jugando. La industria avanza a saltos y los desarrollos tecnológicos son exponenciales y, por esta razón, los reguladores están tratando de establecer vallas de seguridad, los ‘quita miedos’ para que haya un perímetro en el que ocurran las cosas“.

A nivel europeo, la Comisión Europea (CE) adoptó un plan estableciendo los principios generales y objetivos. La iniciativa más concreta fue la propuesta de reglamento de crowdfunding. El Parlamento y la CE, antes de su disolución, habían acordado ya un reglamento con la idea de que para desarrollar ese mercado debía ser un mercado transnacional y, para eso, es necesario que cada estado permita que las plataformas autorizadas en otros estados puedan prestar servicios.

En cuanto a España, “ha sido un país puntero, de los que más rápido reaccionaron. La normativa de las Plataformas de Financiación Participativa (PFP), por ejemplo, es del año 2015, de las primeras que se adoptan en Europa aunque ya se ha quedado obsoleta porque la industria está en un punto y la norma en otro“, destaca la asesora jurídica de ACLE.

En este sentido, la CNMV ha reaccionado de forma inteligente y eficaz dictando documentos de preguntas y respuestas para fijar criterios que van desde la gestión automatizada hasta las PFP o agregadores de información. No obstante, “lo deseable es que haya un marco jurídico claro y este es el principal objetivo de ACLE“, matiza Gracia. Desde la patronal también se están impulsando normativas como el proyecto del Sandbox ya que tienen la ventaja de definir un campo de pruebas para desarrollar ideas. “Regulación e innovación tienen que ir de la mano pero es difícil porque la innovación siempre va mucho más rápido. Por eso una regulación basada en principios generales siempre es más eficaz“.

Por su parte, Atilano Martínez Rodríguez, CEO de Inversa, recalca que “la regulación nos otorga a las empresas transparencia y fiabilidad. No es un freno, sino un punto positivo”. Inversa es una fintech que utiliza la tecnología para innovar a través de una plataforma online especializada en el anticipo de facturas y descuento de pagarés procedentes de operaciones comerciales de pymes y autónomos españolas , tamibén conocido como “crowdfactoring” o “invoice trading“. Su valor añadido, es el uso del blockchain como marca de tiempo y contrato virtual.

“Estamos comprometidos con el desarrollo de una sociedad más justa. Queremos desintermediar el sistema financiero, ya que creemos en el poder de la comunidad para impactar positivamente en el mercado, haciéndolo más transparente, justo y accesible. Creemos que el inversor tiene derecho a conocer de qué modo se está utilizando su dinero, qué proyectos, ideas o empresas se están financiando con él. Rechazamos la maximización del beneficio como único objetivo a alcanzar. Nos comprometemos a publicar proyectos de empresas con impacto en la economía real y efecto positivo para su entorno y la sociedad en general”, explica Martínez.

El funcionamiento es muy sencillo: La pyme envía las facturas que quiere financiar a Inversa. Inversa analiza las facturas y las publica en su plataforma donde la comunidad de inversores compra parte de las facturas hasta cubrir la totalidad. Inversa transfiere el dinero a la pyme y los intereses a los inversores por anticipado. Al vencimiento de la factura, el cliente de la pyme realiza el pago a Inversa, e Inversa devuelve a los inversores el capital prestado.

Puede escuchar el programa completo aquí: