Imagen – Nadia Calviño, ministra de Economía y Empresa

El Ministerio de Economía y Empresa ha lanzado a consulta pública, el Anteproyecto de Ley de Transformación Digital del sistema financiero, hasta el próximo 7 de septiembre. Este incluye la regulación de un ‘sandbox’  o  laboratorio de pruebas de regulación para las fintech en un entorno controlado.

Desde la Asociación de Crowdlending en España no podemos más que felicitarnos porque el nuevo Gobierno haya recuperado y dado prioridad a este proyecto; podremos discutir los detalles, en particular el régimen de plazos y frecuencia de las convocatorias para presentar proyectos, pero el reconocimiento de que es posible acceder a un campo de pruebas, como lo llama el Anteproyecto, en el que la actividad del promotor se regirá por el protocolo que acuerde con el o los supervisores que corresponda, junto con normas claras de protección de los inversores, es buena noticia.

Para ACLE son especialmente relevantes dos circunstancias: la primera, que las entidades financieras de base tecnológica se consideren activo apto para la inversión de las entidades de capital riesgo o las entidades de inversión colectiva cerradas; y la segunda, el establecimiento explícito del principio de proporcionalidad para la autorización del proyecto, una vez que éste salga del campo de pruebas.