El crowdlending ha supuesto una revolución dentro del sector financiero. Estos nuevos modelos de negocio favorecen la rapidez, la comodidad y la transparencia frente los procesos menos ágiles que ofrece la banca a pesar de la transformación digital a la que se están sometiendo. Entonces, ¿el crowdlending y la banca es como ‘David contra Goliat’?

Leonardo Ramírez, co-fundador de Zank y miembro de la Asociación de Crowdlending Española (ACLE) explica en el programa Digital Business de Radio Intereconomía que “aunque la especialización de las Fintech podría quitar cuota de mercado a los bancos en un futuro, la mayoría de empresas de crowdlending son modelos de financiación alternativos a la banca tradicional”.

Es el caso de Zank, fundada en 2013, es una Plataforma de Financiación Participativa que ofrece préstamos a particulares. “Ponemos en contacto a personas solventes que buscan financiar un proyecto y quieren pagar un interés más justo con personas que tienen dinero para invertir y quieren obtener una mayor rentabilidad, todo ello de forma segura y transparente”, explica Ramírez. La plataforma cuenta con el respaldo de más de 200 inversores y destaca por ofrecer financiación dentro del sector de educación para másteres y posgrados que “constituyen un 90% de su actividad”, explica el co-fundador.