Imagen: Grégoire de Lestapis, CEO de Lendix España

  • Se trata un mercado que crece y que comienza a consolidarse, tanto a nivel de particulares como de empresas y a nivel global
  • Las empresas españolas solicitan de media unos 541.552 euros a través de la modalidad del crowdlending

El crowdlending es una alternativa de financiación no bancaria para empresas o particulares y se caracteriza por permitir que múltiples inversores (incluso cientos de ellos) puedan co-financiar a una misma empresa o particular (prestatarios). Reduciendo la inversión mínima por empresa, los inversores pueden distribuir su inversión en múltiples prestatarios y gestionar el riesgo de forma óptima.

La Asociación de Crowdlending Española (ACLE), agrupa y representa a las empresas de crowdlending, que prestan servicios de intermediación financiera a través de internet y que facilitan que inversores particulares, profesionales o institucionales puedan prestar dinero a particulares o empresas que solicitan esta financiación. Dentro de ACLE están representadas distintas modalidades de crowdlending: el descuento de facturas y/o pagarés, los préstamos a empresas y los préstamos al consumo.

Uno de los miembros de ACLE es Lendix, que lleva ya tres años en el mercado europeo y más de un año en España. Según la firma, las empresas españolas solicitan de media unos 541.552 euros a través de la modalidad del crowdlending. Esta media es superior a la de Italia y a la de Francia cuya cifra media de volumen de préstamos solicitados mediante esta alternativa está por debajo del medio millón de euros, concretamente en 415.939 euros en Francia y 492.517 euros en Italia lo que demuestra que en nuestro país la financiación mediante crowdlending está creciendo y que, poco a poco, se está convirtiendo en una fuente de financiación alternativa más con la que las empresas pueden contar para diversificar sus fuentes y así no tener que recurrir siempre a la financiación bancaria tradicional.

En palabras de Grégoire de Lestapis, CEO de Lendix España, “la evolución del crowdlending en España está siendo muy positiva. Antes de la aprobación de la Ley de Financiación Alternativa, solo las empresas que facturaban por encima de los 40 millones de euros tenían acceso a los mercados de capitales”.  Entrevista completa en El Economista: Evolución del Crowdlending.

El reto ahora es homogeneizar la legislación, unida a la creación de un mercado único digital, hacia una mayor globalización del mercado con países con fuerte pulmón tecnológico como pioneros.