CROWDLENDING

¿Qué es el Crowdlending?

El Crowdlending es la financiación a empresas, proyectos o personas por varios inversores a través de una plataforma online. Es un modelo innovador que, a la vez, facilita el acceso a la financiación y ofrece la oportunidad de invertir sin la necesidad de acudir a la banca.

En la actualidad, el 80% de los préstamos a empresas se realizan a través de los bancos. Sin embargo, el cierre del grifo del crédito y las dificultades de las pequeñas empresas para conseguir financiación ha llevado a la aparición de fuentes alternativas para estas compañías y los particulares, entre las que destaca el crowdlending.

El crowdlending consiste en la financiación de préstamos a empresas físicas o jurídicas por parte de un colectivo de personas físicas o jurídicas a cambio de una rentabilidad, operación que se realiza a través de Internet.

El rápido desarrollo de la red y las nuevas tecnologías online han supuesto una revolución para muchos aspectos de la sociedad actual, revolución que ha llegado al sistema financiero. Además, Internet ha permitido poner en contacto a una multitud de usuarios con intereses comunes, personas que cada vez se sienten más cómodas haciendo transacciones a través del ordenador u otros dispositivos móviles.

Los valores diferenciales del crowdlending son la rapidez, la comodidad y la transparencia, tanto para aquellos que solicitan financiación como para los inversores que buscan una rentabilidad a través de este nuevo activo que antes estaba en manos de la banca.

Crowdlending vs Crowdfunding

El crowdlending es una modalidad de crowdfunding, pero es importante no confundir ambos términos. Son dos maneras de conseguir dinero para financiar proyectos, pero la esencia es diferente.

En el crowdfunding, las personas aportan dinero a un proyecto sin esperar nada a cambio. Hacen una donación por la que, a veces, reciben una recompensa. Los que financian un proyecto son mecenas.

En el crowdlending, las personas físicas o jurídicas prestan dinero a cambio de una remuneración a otras personas o empresas. Los que financian un proyecto son inversores.

 

Crowdlending vs Otras formas de financiación

El crowdlending permite la financiación de empresas y particulares a través de una comunidad de inversores sin la necesidad de acudir a un banco o a otras vías tradicionales. Es una revolucionaria forma de conseguir financiación a través de Internet.

El crowdlending es una alternativa rápida, sencilla y cómoda a las siguientes fuentes de financiación:
– Préstamos bancarios, habituales para la financiación de bienes o proyectos.
– Pólizas de crédito: la entidad de crédito concede una cantidad para cubrir las diferencias entre el cobro y el pago.
– Letras o pagarés para disponer del importe al momento. A mayor tiempo, más intereses y comisión por devolución.
– Tarjetas de crédito de empresas.
– Leasing y renting como opciones financieras para el inmovilizado, a través de cuotas mensuales con intereses.
– Confirming y factoring bancarios, para adelantar plazos de pago y cobro.
– Sociedades de Capital Riesgo: aportan el dinero de terceros para entrar en el capital de la empresa y financiarla, con el objetivo de crezca y se haga más valiosa para obtener mayores beneficios.
– Sociedades de Garantía Recíproca: conceden avales a sus socios para que puedan obtener créditos bancarios de manera más fácil.

En este contexto, el crowdlending ofrece una solución de financiación mucho más ágil que la tradicional. Empresas y particulares pueden acceder a un capital hasta ahora reservado, ampliando sus fuentes de financiación con flexibilidad y rapidez.

Inversores en Crowdlending

Los beneficios del crowdlending han atraído a inversores de todos los perfiles. Los más conocidos son los particulares que quieren maximizar sus ahorros o diversificar una pequeña cartera. Sin embargo, los inversores profesionales también confían en el crowdlending y gestionan tanto sus carteras como las de sus clientes. Por último, los grandes inversores institucionales también han entrado en esta revolucionaria forma de inversión.

¿Cómo funciona?

Todas las operaciones se realizan a través de Internet de forma rápida y sencilla.

Una plataforma de crowdlending lleva a cabo todas las acciones necesarias para que el modelo funcione:

  1. Capta activamente prestatarios, ya sean personas físicas o empresas, que buscan financiación.
  2. Estudia cada solicitud de forma detallada, analiza el riesgo de solvencia y establece una calificación de riesgo, que conlleva un tipo de interés.
  3. Publica la operación en su marketplace, donde los inversores pueden prestar su dinero.
  4. Gestiona, directamente o mediante un medio de pago autorizado, los movimientos de capital.
  5. Establece un mecanismo de devolución del capital más los intereses a los inversores, ya sea mediante cuotas mensuales o tras el vencimiento de la operación.
  6. Sostiene un sistema para gestionar el recobro en caso de que un préstamo se convierta en impago.

 

Existen dos tipos de inversión en crowdlending:

  • P2B (peer to buiness lending): si el prestatario es una empresa.
  • P2P (peer to peer lending): si el prestatario es un particular.

Marco legal del Crowdlending

Ninguna inversión está exenta de riesgo. Ya sea en renta fija o en renta variable, siempre existen el riesgo de impago, el riesgo de liquidez o el riesgo operacional. Habitualmente es el inversor el que asume el riesgo a cambio de una rentabilidad. Lo mismo sucede con las inversiones en crowdlending.

No obstante, el crowdlending está regulado y supervisado por las autoridades financieras. En abril de 2015 se publicó la Ley 5/2015 de Fomento de la Financiación Empresarial, que incluía a las plataformas de financiación participativa. Marca las directrices para el funcionamiento de las plataformas y establece que el regulador es la Comisión Nacional del Mercado de Valores (CNMV) con la colaboración del Banco de España.

No todas las plataformas están obligadas a formar parte de un registro específico de la CNMV, aunque es expreso deseo de los miembros de ACLE de que todos sus socios formen parte del archivo.

Riesgo de la inversión

Cada proyecto de financiación participativa a través de crowdlending no es objeto de autorización ni de supervisión por la Comisión Nacional del Mercado de Valores (CNMV) ni por el Banco de España. La información facilitada por las plataformas no ha sido revisada por ninguno de los entes regulatorios.
 
La inversión en crowdlending no está exenta de riesgos. Existe el riesgo de pérdida total o parcial del capital invertido, el riesgo de no obtener el rendimiento dinerario esperado y el riesgo de iliquidez para recuperar su inversión. Además, el capital invertido no está garantizado por el fondo de garantía de inversiones ni por el fondo de garantía de depósitos u otras que determine la Comisión Nacional del Mercado de Valores.

Tratamiento fiscal de la inversión en Crowdlending

La tributación de los intereses generados por la inversión en crowdlending es idéntica a la de cualquier depósito bancario. En consecuencia, los intereses están sujetos al Impuesto sobre la Renta de las Personas Físicas (IRPF) en concepto de rendimiento del capital mobiliario. El porcentaje aplicable es definido por la Agencia Tributaria para cada ejercicio.