El Parlamento Europeo y el Consejo de la UE han alcanzado un acuerdo preliminar sobre el Reglamento europeo de proveedores de servicios de crowdfunding, el pasado 19 de diciembre. Esto significa que, en los próximos meses (quizás incluso en el primer trimestre de 2020) debería aprobarse formalmente este Reglamento, como parte de la iniciativa de la UE de facilitar el acceso de las empresas a nuevas fuentes de financiación.

Una vez que el acuerdo político alcanzado se refleje en la redacción del texto, éste se someterá a la aprobación de los embajadores de los Estados miembros ante la UE, para su aprobación, antes de la aprobación definitiva del Consejo. El Reglamento, una vez aprobado, permitirá a las plataformas de financiación participativa, una vez que hayan sido autorizadas por la autoridad competente de un Estado miembro, ofrecer libremente sus servicios a promotores e inversores en toda la UE.

El borrador de Reglamento aprobado regula las solicitudes de financiación de hasta 5 millones de euros, a lo largo de un período de 12 meses. A las solicitudes de financiación mediante emisión de valores, por encima de ese importe, les será aplicable MiFID y el Reglamento de folletos de emisión 2017/1129.

El borrador ofrece un nivel elevado y homogéneo de protección de los inversores, estableciendo reglas específicas para los inversores poco sofisticados (no acreditados, en la terminología española). Fija reglas comunes sobre los requisitos prudenciales que las plataformas deben cumplir, la información que deben suministrar y sus obligaciones de transparencia, señalan desde ACLE.

ESMA jugará un papel más relevante, asegurando la coordinación y cooperación entre supervisores y dictará los reglamentos técnicos para la aplicación del Reglamento.